El Mundo

Mayores fondos de pensiones del mundo sufren fuertes caídas

La crisis del covid-19 ha generado históricas pérdidas en los mayores portafolios previsionales del planeta.

Al noruego Nicolai Tagen le toca una difícil labor. Ayer fue nombrado como nuevo jefe ejecutivo del Fondo de Pensiones del Estado de Noruega, justo en el día en que se informó una pérdida de valor de US$ 124.000 millones en ese portafolio en lo que va de año. El segundo fondo de pensiones más grande del mundo, que empezó el año con unos US$ 740.000 millones, reportó una caída de 16,17%.

En dólares, la pérdida es solo superada por la que habría tenido el Fondo de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF), el más grande del mundo y que administraba US$ 1,55 billones al cierre de 2020. Si bien no ha habido datos oficiales, el instrumento habría caído cerca de 12% en el año, arrastrado por pérdidas de unos US$ 190.000 millones en sus inversiones en acciones, que representan el 50% de su portafolio, de acuerdo con estimaciones de la firma Pensions and Investments.

El tercer mayor fondo de pensiones en el mundo es el Federal Retirement Thrift para los empleados públicos de Estados Unidos, con más de US$ 500.000 millones en activos bajo administración. Al cierre de febrero, este daba cuenta de pérdidas de hasta 10% en el año en sus distintos tipos de fondos, excepto en los de renta fija, según reporta el medio estadounidense Government Executive.

“Cerca del 24% de los fondos de pensión de los países de la OCDE están invertidos en instrumentos de renta variable, por lo que esto ha afectado enormemente la rentabilidad de los fondos de pensión desde el inicio de la pandemia”, dice Domingo Correa, senior manager de Transaction Services en PwC Chile.

Las tasas están en línea con los cerca de US$ 35.000 millones que ha perdido el sistema de AFP en Chile, debido a un retorno promedio para todo el sistema de -15,82% desde el inicio de la crisis sanitaria, afectando más a los más riesgosos: el fondo A ha rentado -25,83%, mientras que el E lo ha hecho en -6,74%.

La suerte ha sido similar para todos los mayores vehículos de ahorro previsional del planeta, lo que, dependiendo del sistema, afectará a las finanzas de los gobiernos o a quienes estén más próximos a retirarse.

“Dependiendo de la profundidad y duración de la crisis, puede ser necesario un importante financiamiento de parte los contribuyentes”, dice el académico especialista en pensiones de la London School of Economics, Nicholas Barr. Cree que esto se puede requerir “en el contexto de Chile, ya sea para subsidiar cuentas individuales de AFP o para aumentar las pensiones en otras partes del sistema, por ejemplo, la pensión solidaria”.

“A medida que los mercados bursátiles mundiales están fallando, aumentan los déficits de solvencia de los fondos de pensiones de beneficios definidos”, dice Apostolos Thomadakis, investigador del European Capital Markets Institute (ECMI), del think tank europeo CEPS. “En cuanto a los sistemas de contribución definida, y para las personas más jóvenes que todavía tienen varios años antes de usar su pensión, deberían estar bien; tarde o temprano los mercados se recuperarán. Pero aquellos que están cerca o considerando la jubilación son los más vulnerables”.

El 16 de marzo, ABP Netherlands, el fondo de retiro para trabajadores públicos y educadores de Países Bajos, advirtió que tendría que recortar las pensiones en 2021. La gestora holandesa, con activos de US$ 513 mil millones, dijo que su ratio de cobertura activos/pasivos se redujo a 88,7% en febrero, desde un 94,1% en enero.

Pensiones Nacionales de Corea del Sur ha perdido, aproximadamente, $ 62.500 millones, en su apuesta en acciones, lo que le significa una disminución general del 10%. CalPERS, el sistema de ahorro para la pensión de los empleados públicos de California anunció recientemente que ha perdido US$ 69.000 millones en valor de mercado, su mayor baja desde la gran recesión. La caída equivale al 17% del tamaño que tenía el fondo el mes previo, por lo que quedó con un valor de US$ 335.000 millones. “Los fondos de pensión y los reguladores deben tener una visión de largo plazo, teniendo conciencia de la volatilidad de corto plazo”, dice Correa, de PwC. Para un sistema” bien estructurado”, considera que “este tipo de escenarios puede representar una oportunidad para tomar posición en activos que no tienen un adecuado pricing, siempre considerando una adecuada relación riesgo retorno”

AJUSTES DE ESTRATEGAS

Para enfrentar el impacto de la crisis, GPIF DE Japón aumentará su exposición a bonos extranjeros del 10% al 25%, a medida que la continua flexibilización monetaria en ese país mantiene los rendimientos internos estancados por debajo del 0%, informó Nikkei Asian Review.

El mayor fondo de pensiones de Australia, Australian Super, recortó fuera del ciclo el valor de sus tenencias directas en activos como aeropuertos y autopistas de peaje, los que usualmente son valorados trimestralmente. La baja fue de 7,5% para reflejar el impacto del coronavirus. “En las circunstancias únicas actuales, Australian Super se ha movido para revaluar sus activos no listados para que los miembros puedan tener una imagen actualizada de sus saldos de jubilación”, dijo el director ejecutivo Ian Silk. “El fondo continuará monitoreando constantemente las perspectivas y asegurará que las valoraciones sigan siendo justas”. En Estados Unidos, por un lado, se ha puesto en el debate la posibilidad de flexibilizar el pago de cotizaciones previsionales a los empleadores para ayudarlos a superar la crisis. Esto a raíz de una carta enviada al Congreso de ese país por Martine Ferland, directora ejecutiva de Mercer, una consultora de recursos humanos.

Por otra parte, el proyecto que de estímulo de US$ 2 billones que esperaba luz verde de la Cámara de Representantes al cierre de esta nota consideraba que a los afectados por el virus se les permitiera sacar hasta US$ 100.000 de los fondos de jubilación patrocinados por su empleador sin penalización.  Wells Fargo & Co. reconoce que la reciente caída en la renta variable, por culpa del virus, ha dejado las carteras de fondos de pensiones tan desequilibradas que los obligará a deshacerse de alrededor de $ 40 mil millones en bonos del Tesoro y otras deudas antes de que termine el mes.

Incluso ignorando el trimestre, JPMorgan Chase & Co. predijo que los fondos de pensiones y otros fondos de inversión tendrían que pasar miles de millones a acciones para contrarrestar el histórico golpe.

Por: Francisca Acevedo, Mercurio Inversiones

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba