Opinión

Leonel Fernández: Entre lo imposible del uno y la desesperación del otro

Por: Pascual Ramírez

Hay quienes utilizan las encuestas de una manera viciada para distorsionar la realidad y crear percepciones falsas que se correspondan con sus intereses políticos. De este modo, un instrumento valioso para sondear lo que pudiera suceder electoralmente a partir de la foto de un momento, se convierte en una herramienta perversa, que en lugar de medir preferencias y proyectar tendencias, lo que busca es hacer daño político mediante la manipulación y la trampa.

El objetivo de dañar políticamente al adversario a través del uso tramposo de las mediciones electorales, se potencia cuando los números no le dan a un candidato, cuando éste se encuentra en una posición desventajosa y para  sortear su incómoda situación recurre al falseamiento de datos, a fin de tratar de colarse forzosamente entre las opciones presidenciales y por ende manipular la intención del elector.

Es decir, la estrategia de hacer pasar lo imposible como posible, basada en buscar cierta lógica al absurdo, degenera en desesperación ante una campaña que no puede vender lo invendible, sobre todo, cuando se sabe que el producto es malo per se.  Así vemos, que la estrategia del tristemente célebre Penco, pendula entre el extremo de la imposibilidad y el extremo del desespero, a tal punto que ha llevado a su compañera de boleta a sufrir pesadillas a destiempo.

Qué tarea más cuesta arriba tiene el Penco: La de crear una realidad ficticia, convirtiendo el absurdo de su candidatura en la lógica de la mayoría del electorado. No es fácil chocar de frente con las duras paredes de la realidad y absorber los golpes recibidos en el empeño de la tozudez.

Partiendo de lo racional y de lo lógico, a nadie podría ocurrírsele que el candidato ilegitimo del presidente saliente Danilo Medina pueda aparecer en una encuesta delante del candidato del PRM, pero tampoco que ese candidato pueda estar por encima del tres veces presidente de la república, el Dr. Leonel Fernández.

Los números de las encuestas pro-Penco solo sirven para presentarlo como un iluso fantasioso que se cree sus propias imaginaciones. Pero la realidad está ahí, y por más que quieran y tergiversen, colocando a Leonel Fernández en un lejano tercer lugar en sus proyecciones, el candidato presidencial de la Fuerza del Pueblo es una realidad electoral de primera línea.

De esta manera, quienes buscan socavarlo, empequeñecerlo y descalificarlo, se llevarán tamaña sorpresa cuando vean cómo el León pasa sin mucha bulla a la segunda vuelta, con el voto del pueblo y el apoyo silente de las bases del PLD, convirtiendo su empuje electoral en el mejor sueño de la esperanza popular y en la peor pesadilla del danilismo en el ocaso, y la más seria amenaza al candidato del PRM que ha perdido el encanto pasajero que tuvo en algún momento.

Vista así las cosas, Leonel se encuentra bien situado entre el uno y el otro. Entre aquel que confunde lo imposible con la realidad y que por eso no va para ninguna parte, y  aquel que ya está siendo presa de la desesperación al ver cómo se le escapa entre sus dedos un triunfo que solo le sonrió momentáneamente. Porque la verdad es que a la candidatura del puntero en las encuestas parece que le dio coronavirus y lo ha dejado muy anémico y desmejorado políticamente, y en esa situación de debilidad le aterra tener que enfrentarse a Leonel Fernández, en una segunda vuelta.

Las encuestas perremeistas manejan también la estrategia de escoger al candidato más vulnerable, al más fácil de vencer (el Penco), que sería para ellos como un paseo dominguero. Y por la misma razón, colocan a Leonel en el tercer lugar, buscando desmoralizar a sus seguidores y sacarlo de la competencia, pues le atormenta pensar el tenerlo como contendor en una segunda vuelta.

Es decir, que tanto el candidato del gobierno como el candidato del PRM tratan de imponer la percepción de que uno está en primero y el otro en segundo, cuando en realidad todas las encuestas serias le dan un sólido segundo lugar al doctor Leonel Fernández, que es todo lo que necesita para desbancar a quien está transitoriamente en primero. ¡Y eso lo comprobaremos pronto!

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *