Opinión

En el Juego del Poder no hay Formula Única Triunfadora

Por: Leonardo Gil/Consultor político

En el entendimiento de la comunicación política se suelen cometer algunos errores a la hora de visualizar algunos conceptos.  Por ejemplo he visto a no pocos confundir Marketing político con Marketing comercial, sin embargo la distinción de estos dos conceptos es fundamental.  Podemos afirmar que en el Marketing político se utilizan herramientas del Marketing comercial, pero debemos estar muy claros que son dos tipos de marketing muy diferentes.

En marketing comercial se basa fundamentalmente en venta de productos, mientras que el marketing político se orienta al posicionamiento de personas e ideas. No podemos ver a un candidato como un producto porque el candidatos tiene emociones, se comunica, se equivoca, tiene mejores y peores días, tiene pensamientos; y los productos no tienen estas cualidades.

A un producto le podemos cambiar la imagen sin mayores repercusiones, pero si hacemos cambios fundamentales con un candidato las repercusiones podrían ser muy negativas.   Otra diferencia marcada es el hecho de que un producto usted lo adquiere cuando desee, mañana dentro de un mes de 10 semanas; en cambio en el marketing político la elección es un día y solo ese día.

Otro grave error que se suelen cometerse en muchas campañas es poner al candidato como protagonista y no a la  gente, y esto puede convertirse en uno de los errores más costosos de la campaña.  En la realidad actual los partidos se van atomizando y perdiendo su poder, lo que significa que ya no es suficiente el voto de sus maquinarias para ganar elecciones, hoy en día es imposible ganar una elección solo con la movilización de un partido.  Se debe conocer al votante de una manera profunda para establecer una estrategia de comunicación que sea capaz de persuadirlo en nuestro favor.  Los votantes se movilizan motivados por sus emociones, y si no conocemos y tocamos esos botones que despiertan esas emociones, sería difícil hacerlos salir a votar por la opción que le estamos presentando.

A pesar de lo antes dicho, en el marketing político no existe una formula única para ganar elecciones, ni  gurús que lo saben todo y que con ellos ganarías cada elección.  En toda campaña hay un ganador y uno o varios  perdedores, aun cuan todas las campañas se estén apoyando con herramientas del Marketing político.  No existen dos campañas iguales, en cada campaña, cada candidato y cada contexto tienen elementos únicos y exige de tomas de decisiones particulares e independientes. Todas las campañas son diferentes, todos los candidatos son diferente aunque sean los mismos actores de una elección a otra, todos los votantes son diferentes y son precisamente estas diferencias las que hacen imposible en el marketing político el establecimiento de una formula única triunfadora.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *