El Mundo

BioNTech afirma que puede tener una nueva vacuna que supere las mutaciones en seis semanas

El laboratorio alemán BioNTech, que junto al estadounidense Pfizer produjo la primera vacuna aprobada internacionalmente contra el Covid-19, podría suministrar un nuevo antídoto adaptado a la nueva cepa del virus registrada en el Reino Unido “en seis semanas”, en caso de que fuera necesario.

“Técnicamente somos capaces de suministrar una nueva vacuna en seis semanas“, declaró Ugur Sahin, cofundador del laboratorio alemán.

“La belleza de la tecnología del ARN mensajero es que podemos directamente empezar a concebir una vacuna que imita fielmente a la nueva mutación”, explicó en una conferencia de prensa, un día después de que la Unión Europea diera el visto bueno a su vacuna. De este modo, la inyección ya fue autorizada para su uso de emergencia en Reino Unido, Estados Unidos y el viejo continente.

Nueva cepa de coronavirus: qué hacer con los vuelos y cómo cuidarse para evitar contagios

Pese a eso, Ugur Sahin subrayó que era “muy probable” que la actual vacuna sea totalmente eficaz contra esta nueva cepa detectada en el Reino Unido, que los investigadores apuntan a que es más contagiosa y hace temer un aumento de los casos en plena segunda ola europea.

“Científicamente, es muy probable que la respuesta inmunitaria provocada por la vacuna pueda servir para esta variante del virus“, señaló el científico, cofundador junto a su pareja, Özlem Türeci, del laboratorio BioNTech.

Sahin dio razones para su optimismo: la vacuna concebida junto a Pfizer “contiene más de 1.000 aminoácidos y solo nueve de ellos mutaron, lo que significa que el 99% de la proteína es siempre la misma“. Dentro de dos semanas, BioNTech prevé publicar las conclusiones de los estudios llevados a cabo con esta variante del virus, anunció el responsable.

Las dudas sobre las vacunas

La aparición de esta mutación en el Reino Unido sembró el pánico en el mundo y las dudas sobre la eficacia de las vacunas. Muchos países procedieron a la cancelación de sus vuelos con los británicos, aunque dado que los primeros casos de la variante del SARS CoV-2 datan de septiembre de 2020, es probable que este virus esté circulando en otros lugares, según detalló la Organización Panamericana de la Salud (OPS)..

Eduardo López, infectólogo e integrante del Comité de Expertos que asesoran a Alberto Fernández (MN: 37.586) consignó a PERFIL que por ahora no hay indicios de que las vacunas desarrolladas no sean eficaces contra el coronavirus. Además, el especialista puntualizó que las inyecciones que se basan en ARN mensajero “sería más fácil modificarlas que las de vectores, porque en las segundas hay que preparar un nuevo material genético”.

Las vacunas como las de Pfizer y BioNTech o las de Moderna se basan en inyectar en las células humanas fragmentos de instrucciones genéticas llamadas ARN mensajero, para que fabriquen proteínas o “antígenos” específicos de coronavirus. Estas proteínas se integran al sistema inmunitario, que producirá entonces anticuerpos.

Las vacunas en las que se empleó la tecnología de vectores virales son las del grupo anglosueco AstraZeneca y la Universidad de Oxford, la rusa Sputnik V, la estadounidense Johnson & Johnson y la china CanSino Biological.

Fuente: Perfil

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba