Ciencia & Tecnología

Así funciona YouTube Shorts, la alternativa a TikTok para videos cortos

Shorts es un nuevo formato de videos cortos con el que los creadores podrán grabar contenido breve sin más recursos que un teléfono móvil.

TikTok se ha convertido en una de las redes sociales más utilizadas desde que comenzó la pandemia y muestra de ello es que otros grandes quieren competirle fuertemente, como YouTube.

La plataforma de videos anunció a mediados de febrero la expansión de Shorts, una función de videos cortos que bebe directamente de TikTok y ha estado disponible en Estados Unidos hasta ahora, cuando ha empezado a aparecer en la página de inicio de más usuarios fuera del país americano.

Shorts es un nuevo formato de videos cortos con el que los creadores podrán grabar contenido breve sin más recursos que un teléfono móvil, como explicó la compañía en febrero, en sus planes para 2021.

Desde YouTube indicaron entonces que la función Cortos (en español) estaba disponible en Estados Unidos y se habían iniciado las pruebas en India, y que en las próximas semanas llegaría en versión beta a más territorios.

La función ha empezado a aparecer en la app de YouTube para Android, en la página de inicio de más usuarios, incluidos españoles. Se trata de un carrusel que recoge una selección de videos de corta duración grabados en formato vertical.

© Proporcionado por Semana La plataforma de videos anunció a mediados de febrero la expansión de Shorts, una función de videos cortos que bebe directamente de TikTok y que ha estado disponible en Estados Unidos hasta ahora.

Este carrusel aparece bajo el nombre de Shorts beta, y en él se muestran hasta 15 videos. Si se pincha sobre uno, este se reproduce a pantalla completa, en vertical. Si se arrastra el dedo por la pantalla hacia arriba y abajo, se puede pasar de uno a otro de los que se recogen en el carrusel.

Recientemente, TikTok y Youtube empezaron una ‘guerra’ por subsistir en Rusia, donde por un lado están los medios tradicionales como la televisión, controlados por el Kremlin, y por el otro internet, donde resuenan las protestas contra unas autoridades que intentan ahora contener y remplazar las plataformas consideradas peligrosas.

“¡Soy estadounidense!”, exclama en inglés una joven rusa “Neurolera” en la plataforma china TikTok mientras práctica su acento. En su corto video, explica cómo hacerse pasar por turista para evitar un arresto durante las manifestaciones previstas para este sábado en apoyo al opositor Alexéi Navalni.

Estos extravagantes consejos cuentan con más de medio millón de reproducciones, mientras que los múltiples llamados a manifestarse suman por su parte cientos de miles de vistas en esta plataforma, popular entre los adolescentes.

Otro ejemplo claro es la investigación difundida por Navalni, en la que acusa al presidente ruso, Vladimir Putin, de beneficiarse de un fastuoso palacio a orillas del mar Negro. El video se vio más de 60 millones de veces en YouTube entre martes y viernes.

YouTube se convirtió en la plataforma preferida de muchos jóvenes rusos para informarse. Los videos de estrellas de la web como Yuri Dud, reputado por sus impactantes documentales, o de Alexéi Navalni tienen cada vez más éxito.

Como respuesta, en estos últimos años, las autoridades comenzaron a apretar las tuercas al internet ruso (“runet”) en nombre de la lucha contra el extremismo, el terrorismo y la protección de los menores.

Los detractores de la Rusia de Putin ven en estos conceptos vagos un intento de censura.

Rivales locales

En el caso de TikTok, si la proximidad con China podría facilitar la tarea, Moscú se enfrenta a su desconocimiento sobre esta red social popular entre los más jóvenes.

La cadena estatal RT informaba el miércoles que se propondrán cursos para los funcionarios sobre el argot de los adolescentes y las aplicaciones como TikTok.

El año pasado, Rusia ya fracasó en su intento de prohibir el sistema de mensajería cifrada Telegram, tras años de infructuosas tentativas de bloquearlo.

Las autoridades ambicionan con crear rivales locales, como “RuTube”, una plataforma que presenta videos con contenidos con el visto bueno gubernamental y que pertenece a Gazprom-Media, controlado por el gigante gasístico ruso.

Hasta ahora, el sitio no eclipsa a YouTube.

Sin embargo, Gazprom-Media, dirigida ahora por Alexandre Jarov, exjefe de Roskomnadzor (el Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación ruso), anunció que de 2021 a 2022 modernizaría RuTube y lanzaría un “TikTok ruso” con el apoyo de la fundación Innopraktika, dirigida por Katerina Tijonova, la presunta hija de Putin.

Pese a ello, según Artiom Kozliuk, tras más de veinte años de internet libre, estos esfuerzos llegan demasiado tarde. Las autoridades “perdieron su oportunidad”, asegura.

Fuente: Semana

Comentarios para este artículo

Artículos Relacionados

Botón volver arriba