Turismo

Almorzar, merendar… salir de casa a comer

No soy crítica de gastronomía, ni especialista en comidas. Ni siquiera sé cocinar. Hablo como cualquier hija de vecino que gusta de almorzar y merendar fuera de casa de cuando en vez. He aquí varias de mis últimas experiencias en la capital.

Tienen platos saludables
Lleva el nombre de Barista. En este caso, el que funciona en la Plaza LMP. ‘Hay muchos platos saludables’, me informa Laura Olivo. De estos ordeno Hummus de garbanzos. Me gusta. En cuanto al plato fuerte, el Marrocan bowl suena apetecible. Es pechuga de pollo con quinoa y vegetales rostizados, sazonados con jengibre. Este último, empero, ni se deja sentir. En cambio el Poke bowl de salmón, que pidió Laura, estaba en su punto. De los postres, el Mousse de chocolate resultó demasiado fuerte y amargo y el expreso descafeinado me disgustó. Distinto al de Barista en el CCN.

Jengibre lonjado…
Nació en la Zona Colonial, pero en Naco plantó una sucursal con un refrescante ambiente. Es el Mesón de Bari, hacia el cual me lleva mi hijo Ángel. Él pide Pechuga a la plancha. Estupenda. Yo, Pechuga Marisol. Según el menú tiene jengibre. Pensé que en sazón. Me equivoqué. Estaba sobre la carne, en pequeñas ruedas. Lo confundí con papas lonjadas. ¡Qué chasco! La próxima vez ordenaré su Chivo guisado. ¡Es súper sabroso!

Un brinco a Juan Dolio
Un domingo especial mi hijo Alexis me lleva a comer al restaurante Paladar, en Juan Dolio. Está lleno, pero nos hacen hueco. De entrada elegimos Rollitos de berenjena. ¡Ricos! De plato fuerte pido Pincho de res. El resultado: muy bueno. En cambio, el Crepe de Vacío y los Hongos de Alexis, resulta desigual: el Vacío buenísimo, los Crepes dejan mucho que desear.

De calidad reconocida
El restaurante Laurel tiene su fama bien plantada. Y con razón. En día laborable, del Menú Especial elijo Pollo Masala: con especies típicas de la India (pimienta negra, macis, canela, clavos, cardamomo negro, nuez moscada, cardamomo verde, jengibreÖ)  ¡Delicioso! Rossie y Ángel prefieren algo rápido: unas croquetas que hacen agua la boca: Aranciri chistorra y manchego, con salsa de tomate y crujiente jamón serrano. En cambio Luisa, por probar algo nuevo, se inclina por un sushi de salmón, que es caliente por fuera pero con el relleno frío. Ella no había advertido la diferencia de temperatura y a su paladar le tomó de sorpresa. No le place.

Y de merienda, ¡churros!
Aunque 100 Montaditos es un lugar para comer bocadillos salados, tiene un corto menú al mediodía y tres o cuatro ofertas dulces. A las 4:00 de la tarde, Alexis me lleva al que está en Dowtown Center. ¿Tienen churros? ¡Sí! ¿Y chocolate? No. Me conformo con Cappucino descafeinado, pero ¡me hizo falta el chocolate!

En familia.
Desde unas deliciossas croquetas que hacen agua la boca hasta un un sushi de salmón caliente por fuera y de relleno frío, puede degustarse en uno de esos lugares de comidas y meriendas para toda la familia. Dentro y fuera de la ciudad hay ricas opciones para comer bueno y pasar un rato agradable.

Por: Carmenchu Brusíloff/ Listín Diario 

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *